PRIMERA INFANCIA. La importancia de las normas y los límites

Eva
Escrito el en Escuela de Padres y Madres

Os dejo un artículo publicado en la Voz de Galicia,  en un suplemento, llamado  Prensa – Escuela, muy interesante para niños y padres.

En los tres primeros años de vida se sientan las bases del aprendizaje de las normas


«Pobre, es muy pequeño, solo se está divirtiendo», dice el padre enternecido,mientras su retoño de un año de edad destroza con gran alegría el último libro de Eduardo Punset, que ha robado de la mesilla de su madre… Pero reaccionar así es un  error. Está científicamente  comprobado que entre los cero y los tres años se forma la personalidad del niño y, entre otras cosas, se sientan las bases del aprendizaje de los límites. Al principio, en los primeros meses de vida, se trata de adquirir rutinas relacionadas con la comida, el sueño o el baño. Son las primeras normas que conoce el bebé, y también las que le hacen sentirse seguro y protegido. Antes de cumplir un año, además, reconocerá sin problemas un no rotundo o un sí claro, por lo que con estos dos simples monosílabos se puede comenzar a guiar su conducta.

Eso sí, a partir del primer año empezará a calibrar hasta qué punto sus padres son firmes con las normas. «Eso no se toca», le dirán. Y él, retador, hará el gesto de tocar, aunque al mismo tiempo buscará con la mirada a sus padres, que pueden reaccionar sonriendo ante la pillería o bien manteniéndose firmes con la prohibición. Esta última forma de actuar, con constancia, es fundamental para afrontar con éxito y sin desesperación la terrible edad de los 2-3 años, que es la del no y la de las rabietas.

En definitiva, el mensaje que hay que transmitir desde el principio es que ciertos tipos de comportamiento son del todo inaceptables, aunque el niño no entienda por qué. Así, en la categoría de lo estrictamente prohibido se deberían encontrar las conductas que hacen daño a otras personas (como pegar, morder, dar puñetazos o empujar) y las que podrían poner en peligro su propia integridad (como intentar meter los dedos en el enchufe o soltar la mano para cruzar la calle).

Así que, definitivamente, un niño de un año no es demasiado pequeño para saber que «ese libro es de mamá y no se puede tocar».

Ana T. Jack

COMO AYUDAR EN CASA


Educar a un hijo supone perseguir ese frágil equilibrio entre estar ahí para protegerlo y, por otro lado, darle la libertad necesaria para que pueda explorar el mundo por su cuenta.
Tracy Hogg propone el método HELP para ayudar a los padres a encontrar ese punto medio ideal:
  1. Reprímete («Hold yourself back»): ante la llamada del bebé, no acudas inmediatamente. Concédete unos minutos para averiguar porqué llora o por qué se aferra a tus piernas como si le fuera la vida en ello.
  2. Fomenta la exploración («Encourage exploration»): deja que tu niño descubra por sí solo el nuevo juguete que le acaban de regalar o que intente arreglárselas con el tenedor. Si necesita tu ayuda, ya te lo hará saber.
  3. Pon límites («Limit»): limita la cantidad de estímulos que recibe cada día, el tiempo que está despierto, el número de juguetes que lo rodean y las opciones que se le presentan. Intervén antes de que sufra un exceso de estimulación.
  4. Elógialo («Praise»): desde que es un bebé, aplaude sus esfuerzos, no los resultados («¡Mira qué bien! Estás metiendo el brazo en la manga del abrigo»).
Y sobre todo evita los errores comunes que sabotean la relación de confianza con tu hijo:
  • No respetar, o peor aún, negar los sentimientos del niño: «Vamos, hijo, pero si a ti te encantan los perros, deja de llorar ya».
  • Forzarlo a comer cuando está lleno: «Solo una cucharadita más».
  • Introducir situaciones nuevas sin avisar, como llevarlo a un grupo de niños que juegan y forzarlo a que se sienta a gusto.
  • Escabullirse furtivamente de casa para evitar una escena.
  • Decir una cosa y hacer otra. Por ejemplo, decirle: «No puedes comer caramelos» y acabar cediendo cuando se pone a llorar.
  • No corregir conductas indeseables desde el primer momento.

Tagged

4 respuestas a 'PRIMERA INFANCIA. La importancia de las normas y los límites'

  • Esta información tan valiosa que en la práctica se nos escapa, toma valor cuando se cuenta con el apoyo de profesionales como los de Psique. Enhorabuena por vuestro trabajo.

    Raquel Gonzalez
  • Totalmente de acuerdo, aunque está claro que educar es más que difícil tarea, y a veces duele más a los padres que a los hijos.
    Es cierto que un niño de 2 años entiende un NO, si esa negación no se hace a tiempo llegan las rabietas y no hace mucho presencie en un supermercado como una niña de 2-3 años tiraba los paqutes de galletas de la estanteria porque su madre no le compraba lo que ella queria.
    Esto no es fácil pero los padres de hoy podemos sentirnos afortunados de poder buscar apoyo, información a profesionales algo de lo que carecían nuestros padres y abuelos.
    un saludo.

    monica noya perez
  • si es muy buena imformacion

    saray
  • me parece muy chevere por que asi los ñiños mas adelante ya sabe que es lo bueno y que es lo malo

    Lady sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Información importante sobre cookies: Este portal utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestro Aviso Legal.

Permitir Modificar su configuración